Poemas, Fotografía, Pintura, Música, Sugerencias de lectura

lunes, 12 de junio de 2017

Sugerencia. Canción de amor, Amancio Prada



Yo que tiritaba de frío
mojado por todas las lluvias
de todos los pobres
y de todos los mendigos
y tú, volcán de miel

Yo que estaba solo al fin
en medio de tanta gente
buscándote
y tú, como un bosque lleno de pájaros

Llévame oculto en tu pelo,
llévame en tu cabello,
llévame junto a tus senos,
llévame.

Repósame en tus colinas amorosas,
llámame a tu fuente
dónde el placer es húmedo
y corre gacela blanca.

Tu que conoces mi cuerpo
por todos los caminos dulces
que has trazado con tus dedos
y con tu boca.

Deja posar en ti mis ojos
cansados de luchar con tanta niebla,
heridos mis pies de tanto caer,
de tanto caer,
comeré sonrisas de tu árbol.

Sendero afín a la nostalgia


domingo, 11 de junio de 2017

Cádiz, apetencia marina



   

Sugerencia. Si el hombre pudiera decir lo que ama, Luis Cernuda


Si el hombre pudiera decir lo que ama

Si el hombre pudiera decir lo que ama,
si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo
como una nube en la luz;
si como muros que se derrumban,
para saludar la verdad erguida en medio,
pudiera derrumbar su cuerpo,
dejando sólo la verdad de su amor,
la verdad de sí mismo,
que no se llama gloria, fortuna o ambición,
sino amor o deseo,
yo sería aquel que imaginaba;
aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos
proclama ante los hombres la verdad ignorada,
la verdad de su amor verdadero.

Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien
cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;
alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina
por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,
y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu
como leños perdidos que el mar anega o levanta
libremente, con la libertad del amor,
la única libertad que me exalta,
la única libertad por que muero.

Tú justificas mi existencia:
si no te conozco, no he vivido;
si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.







Luis Cernuda

Los ecos del abrazo me sosiegan


La ausencia de tu talle



Sonata triste para Girlande